La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

24 oct. 2011

Hoy no es un día cualquiera


   «El policía salió precipitadamente de la biblioteca haciendo crujir el suelo con sus pesadas botas. La señorita Laburnum se dirigió al estante de la letra “B” y bajó al Bandido-Jefe.

  - Bien, ahora dígame ¿qué ha venido hacer aquí? – interrogó con severidad la bibliotecaria. Pero a pesar de su tono, no engañó al Bandido-Jefe. Sabía, en realidad, que ella estaba muy contenta de volver a verle.

  - Verá, señorita Laburnum, el caso es que mis hombres parecen muy inquietos. Desde que usted les leía aquellos cuentos no han vuelto a sentirse contentos después de cenar. Antes solíamos sentarnos alrededor del fuego, cantábamos canciones de bandidos y disfrutábamos con nuestro humor grosero. Pero ahora han perdido el gusto. Quieren oír historias de Alicia, La isla del tesoro, de reyes y payasos. Por eso venía hacerme socio de la biblioteca y llevarme algunos libros. ¿Qué debo hacer? No me atrevo a regresar sin libros, pero ese policía puede regresar en cualquier momento. ¿No se enfadará con usted cuando descubra que me he marchado?

  - Eso tiene fácil arreglo – dijo la bibliotecaria sonriendo-. ¿Cuál es su número? ¡Ah, sí! Bien, cuando el policía vuelva le diré que otra persona se lo ha llevado prestado, y será cierto porque yo le llevo prestado a usted. El Bandido-Jefe dirigió una elocuente mirada a la señorita Laburnum.

   - Y ahora – siguió la joven- debe hacerse socio de la biblioteca y retirar en préstamo algunos libros para sus pobres bandidos.
   - Si me hago socio a lo mejor también puedo llevarme en préstamo a usted – dijo el Bandido-Jefe con la audacia propia de los buenos ladrones.
   La señorita Laburnum se puso colorada y cambió rápidamente de tema. Le entregó unos estupendos libros de aventuras y le rogó que se fuera cuanto antes.»


(MAHY, Margaret. El secuestro de la bibliotecaria. Madrid: Alfaguara, 1999, p. 27-30.)


   Desde 1997, celebramos cada 24 de octubre el Día de la Biblioteca. A diferencia del Día del Libro - 23 de abril - o el Día Mundial del Teatro - 27 de marzo- por citar dos ejemplos  también vinculados a la cultura y que son promovidos el primero por la UNESCO y el segundo por el Instituto Internacional del Teatro, y  ambos con una cobertura internacional, el Día de la Biblioteca sólo lo celebramos –de momento- en España a iniciativa de la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil y con el apoyo del Ministerio de Cultura.

   Entre los objetivos que se persiguen con este evento, cabe destacar:

·      Dar a conocer los diferentes tipos de bibliotecas (públicas, escolares, etc.), e informar sobre sus recursos y  sus posibilidades de uso.
·      Conseguir que los medios de comunicación divulguen la función que realizan las bibliotecas, sus actividades y su colaboración con otros sectores tanto públicos como privados.
·      Fomentar actividades de creatividad, información, conocimiento y promoción de la lectura.
·       Impulsar las bibliotecas como centros de aprendizaje permanente.
·      Orientar y apoyar de modo especial los servicios bibliotecarios que trabajan  con el público infantil.
·      Estimular desde las instituciones bibliotecarias la narración oral, como punto de partida para una posterior lectura personal.



   ¡Feliz jornada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario