La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

17 oct. 2017

El descubrimiento bibliotecario


Diary of discoveries, de Vladimir Kush

   «El revés de mis tantas tardes de tedio fue el descubrimiento casual de una sala de música abierta al público en la Biblioteca Nacional. La convertí en mi refugio preferido para leer al amparo de los grandes compositores, cuyas obras solicitábamos por escrito a una empleada encantadora. Entre los visitantes habituales descubríamos afinidades de toda índole por la clase de música que preferíamos. Así conocí a la mayoría de mis autores preferidos a través de los gustos ajenos, por lo abundantes y variados, y aborrecí a Chopin durante muchos años por culpa de un melómano implacable que lo solicitaba casi a diario y sin misericordia.
   Una tarde encontré la sala desierta porque el sistema estaba descompuesto pero la directora me permitió sentarme a leer en silencio. Al principio me sentí en un remanso de paz, pero antes de dos horas no había logrado concentrarme por unas ráfagas de ansiedad que me estorbaban la lectura y me hacían sentir ajeno a mi propio pellejo. Tardé varios días en darme cuenta de que el remedio de mi ansiedad no era el silencio de la sala sino el ámbito de la música, que desde entonces se me convirtió en una pasión casi secreta y para siempre».



(GARCÍA MÁRQUEZ, Gabriel.  Vivir para contarla. 4ª ed. Barcelona: Random House Mondadori, 2005, p. 283.)

10 oct. 2017

Seda




Kyoto (Japón)

   «...Hervé Joncour volvió a partir hacia Japón el primer día de octubre. Cruzó la frontera cerca de Metz, atravesó Württemberg y Baviera, entró en Austria, llegó en tren a Viena y Budapest, para proseguir después hasta Kiev. Recorrió a caballo dos mil kilómetros de estepa rusa, superó los Urales, entró en Siberia, viajó durante cuarenta días hasta el lago Baikal, al que la gente del lugar llamaba el demonio. Descendió por el curso del río Amur, bordeando la frontera china hasta el océano, y cuando llegó al océano se detuvo en el puerto de Sabirk durante once días, hasta que un barco de contrabandistas holandeses lo llevó a Cabo Teraya, en la costa oeste del Japón. A pie, viajando por caminos, atravesó las provincias de Ishikawa, Toyama, Niigata, entró en la de Fukushima y llegó a Shirikawa, la rodeó por el lado este y espero durante dos días a un hombre vestido de negro que le vendó los ojos y lo llevó hasta la aldea de Hara Kei. Cuando pudo volver a abrir los ojos se encontró frente a dos sirvientes que cogieron sus maletas y lo condujeron hasta los límites de un bosque donde le mostraron un sendero y lo dejaron solo. Hervé Joncour se puso a caminar entre las sombras de los árboles, a su alrededor y por encima de él, recortaban la luz del día. Se detuvo solamente cuando, de improviso, la vegetación se abrió por un instante, como una ventana, al borde del sendero».







(BARICCO, Alessandro.  Seda. Barcelona: Salvat, 2001, p. 27.)

5 oct. 2017

¿Cómo alcanzar lo que buscas?



   «Ve más allá donde el camino se haga más duro, y toma contigo lo que el mundo desprecia. Lo que el mundo hace, no lo hagas tú. Haz en todo lo contrario que el mundo. Así es como te acercarás a lo que estás buscando».



(BOEHME, Jakob. Diálogos místicos. Barcelona: Visión Libros, 1983, p. 56.)

20 sept. 2017

Nuestro mundo





Playa de Benagil, en El Algarve (Portugal)


«Mantenemos nuestro mundo con nuestra conversación interna».





(CASTANEDA, Carlos. Una realidad aparte. México: Fondo de Cultura Económica, 1974, p. 251.)