29 jun. 2012

Ofrenda


Alguna vez
Cuando llegue a estar vacío
                        cerraré la puerta y arrojaré
                                                           la llave;

sí,
habría que arrojarse fuera
                        como una ofrenda sin retorno,
                                               como un regalo que nadie acoja.


(MUJICA, Hugo. Y siempre después del viento. Madrid: Visor, 2011, p. 50.)



Lago Tso Kar, Ladakh (India)



No hay comentarios:

Publicar un comentario