La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

11 nov. 2015

Mensaje a un amigo




Mensaje a un amigo (1977), de Joan Miró

   «En cualquier etapa de la vida la amistad nos sirve para encontrar apoyos, para superar las dificultades y sobre todo, para tener la capacidad de proyectarnos hacia el porvenir. Forma parte de esa ingeniería de los recorridos biográficos, llevada a cabo como una labor de artesanía. Una vida bien realizada es la que consigue hacer una pequeña obra de arte de cada uno de sus temas esenciales. Cada etapa tiene sus características, y la rectificación no sólo es posible, sino que forma parte de nuestro arsenal, del que debemos echar mano en cada momento de nuestra trayectoria.

   La tarea de vivir presenta un trasfondo filosófico que se vuelve arte y oficio, entrega y aprendizaje constantes. Aprender a ser persona se consigue mediante la repetición de hábitos positivos que enmarcan una forma de ser que pone en juego lo mejor de uno mismo. Los hábitos no pueden ser entendidos como mera rutina, como algo que se hace una y otra vez de forma cansina. Los hábitos vitales muestran la constancia, la tenacidad y la perseverancia en una tarea creativa, que es buena y que exige el recurso de una regla, el ejercicio de unos actos que van originando una tendencia a lo excelente. Uno se va curtiendo poco a poco, a lo largo de los años, para forjar una manera de ser. No hay una forma de vivir innata ni hereditaria: aprendemos de los modelos que están a nuestro alrededor y de las experiencias de cada día. Y los amigos contribuyen, en cada fase de la vida, a este proceso que nos ayuda a ser mejores».


(ROJAS, Enrique. Amistad: adiós a la soledad. Madrid: Temas de hoy, 2009, p. 119-120.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario