La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

17 jul. 2016

Si...



«Si puedes mantener la calma cuando todos a tu alrededor
pierden la suya y te culpan por ello;
Si puedes confiar en ti mismo cuando todos los hombres
dudan de ti, pero permitirles también dudar;
Si puedes esperar y no cansarte de esperar,
O siendo calumniado no intervenir en las mentiras,
O siendo odiado, no dar lugar al odio,
Y no parecer demasiado bueno, ni demasiado sabio.

Si puedes soñar –y no hacer que los sueños te dominen–;

Si puedes pensar –y no hacer de los pensamientos tu objetivo–;
Si puedes vértelas con el Triunfo y el Desastre
Y tratar a esos dos impostores exactamente igual;
Si puedes aguantar oír la verdad que has pronunciado distorsionada por los pícaros para hacer una trampa de tontos,
Y observar las cosas que diste a la vida, rotas
y retroceder para reconstruirlas otra vez con herramientas gastadas;

Si puedes hacer un montón de todas tus ganancias
Y jugártelas a cara o cruz,
Y perder, y empezar desde el principio
Y nunca decir una sola palabra sobre tu pérdida;
Si puedes esforzar tu corazón y tus nervios y músculos
Para tomar tu turno mucho después de que hayan desaparecido,
Y así aguantar cuando no hay nada dentro de ti
Excepto la Voluntad que dice “aguanta”.

Si puedes hablar con las masas y conservar tu virtud,
O caminar con los reyes sin perder la sencillez,
Si los enemigos ni los buenos amigos pueden herirte,
Si todos los hombres cuentan contigo pero ninguno demasiado;
Si puedes llenar un minuto de rencor con sesenta segundos de distancia,
Tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
Y –lo que es más importante– serás un hombre, hijo mío».


(KIPLING, Rudyard. Stories and poems. London: Everyman’s Library, 1976, p. 217-218.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario