La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

24 may. 2016

De la elección de amigos





Confidencias (1869)de Lawrence Alma-Tadema

«Me escribes diciéndome que el portador de las cartas es amigo tuyo, y al mismo tiempo me recomiendas que tenga cuidado en lo que le diga de tus cosas. Esto es decirme a la vez que es y no es tu amigo. La palabra amigo, por consiguiente, no es en lo que escribes más que una fórmula usual: este hombre es tu amigo, como todos los candidatos son hombres de bien, como se da el título de señor a cualquiera cuyo nombre ignoramos.

   ¿Dejemos la palabra y hablemos de otra cosa? Creer amigo a alguno, sin tener en él la confianza como en uno mismo, es no conocer todo el alcance de la verdadera amistad. Que vuestro amigo sea el confidente de todos vuestros juicios, pero antes ha de juzgársele a él: a la amistad debe seguir la confianza, el discernimiento debe precederla. Es un contrasentido, es confundir los deberes y violar el precepto de Teofrasto, el intimar con alguno antes de conocerlo para romper con él cuando se le conozca. Medítalo mucho antes  de conceder tu amistad; una vez concedida, abre al amigo tu alma, con tanta confianza en él como en ti mismo. Vive de tal manera que puedas descubrir todos tus pensamientos aun a tu enemigo; pero como siempre hay cosas íntimas que la costumbre ha convertido en secretos, derrama en el seno de un amigo todos tus pesares, todos tus pensamientos: creéle fiel y lo será».




(SÉNECA, Lucio Anneo. Tratados filosóficos; Cartas. 8ª ed. México: Porrúa, 2003, p. 194-195.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario