La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

17 abr. 2014

¿Para qué sirve un libro?

El amante del libro (1897), de František Kupka
Ahora ya no carezco de nada:                                    Ich muss nichts mehr entbehren jetzt,
todos los colores se traducen                                     alle Farben sind übersetzt
en ruidos y olores.                                                          in Geräusch und Geruch.
Y resuenan infinitamente hermosos                       Und sie klingen unendlich schön
como notas.                                                                      als Töne.            
¿Qué haría con un libro?                                              Was soll mir ein Buch?
En los árboles hojea el viento                                    In den Bäumen blättert der Wind;
y yo sé que son allí las palabras ,                              und ich weib, was dorten für Worte sind,
y las repito a veces en voz baja.                                und wiederhole sie manchmal leis.
Y la muerte, que quiebra los ojos como flores,    Und der Tod, der Augen wie Blumen bricht,
no va a encontrar mis ojos...                                      findet meine Augen nicht...


(RILKE, Rainer Maria. Libro de imágenes. Madrid: Hiperión, 2001, p. 220-223)

No hay comentarios:

Publicar un comentario