17 mar. 2014

Definiciones

«Un hombre bueno es aquél que trata a otros como a él le gustaría ser tratado.
Un hombre generoso es aquél que trata a otros mejor de lo que él espera ser tratado.
Un hombre sabio es aquél que sabe cómo él y otros deberían ser tratados; de qué modo y hasta qué punto.
El primer hombre es una influencia civilizadora.
El segundo hombre es una influencia de refinamiento y difusión.
El tercer hombre es una influencia de desarrollo superior.
Todo el mundo debería ir a través de las tres fases tipificadas por estos tres hombres.
El creer que la bondad o generosidad son fines en sí mismos puede ser bueno, o puede ser generoso. No es sin embargo una actitud madura –y esto es lo más bueno o generoso que se puede decir acerca de ello.
Si alguien dijese: “¿Qué es mejor, ser bueno, generoso o sabio?”, uno tendría que responder:
– Si eres sabio, no tienes que estar obsesionado con ser “bueno” o “generoso”. Estás obligado a hacer lo que es necesario».


(SHAH, Idries. El buscador de la verdad. Barcelona: Kairós, 1988, p. 173.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario