La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

4 feb. 2012

Výlet do Španěl

     
   «España, como todo país antiguo de pura cepa, es fiel al regionalismo. Hay muchísima diferencia entre Valencia y Asturias, Aragón y Extremadura; incluso la naturaleza participa de este entusiasmo local y ofrece en cada región una clase de vino. Sabed que los vinos de Castilla mueven a la valentía, mientras los de la provincia de Granada despiertan una tristeza grave e iracunda, y los andaluces, en general, sentimientos amables y amistosos; los de la Rioja refrescan el espíritu, los catalanes dan ligereza a la lengua y los de Valencia llegan hasta el corazón».


(ČAPEK, Karel. Viaje a España (1930). Madrid: Hiperión, 1989, p. 138.)


   


   ¡Aquí tenemos otro libro más de Karel Čapek!  En la entrada del pasado 14 de diciembre que titulé Adoraba las peras y las apuestas ya os hablé por vez primera de este prolífico escritor checo. Hoy trato otro género literario que, además de los cuentos, él frecuentó mucho: los libros de viajes. Algunos de ellos son Cartas de Inglaterra, Cartas de Italia, Imágenes de Holanda, Viaje al Norte y este Viaje a España, en checo Výlet do Španěl,  que se editó originalmente en Praga en 1930 y no se publicó en español hasta casi 60 años después.  

   En él, Čapek hace una descripción magistral, ilustrada con dibujos realizados por él mismo, de paisajes, ciudades, gentes, gastronomía, costumbres de algunas regiones de nuestra querida España. Su lectura es curiosa, pues aporta una mirada –bastante acertada, por cierto- de cómo somos y cómo vivimos quienes habitamos en este país. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario