La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

21 ene. 2012

El lugar de un hombre



     «Antes de marcharnos nosotros mi padre pidió a Sabino que dijera algo a las gentes. Sabino, que parecía ir recobrando sus facultades, le dijo a mi padre:
   - La Adela es mía, don José.
   Algunas mujeres lo oyeron y aquella frase fue repetida por la multitud:
   - Dice que la Adela es suya.
   Mi padre le dijo que se la darían, pero que debía declarar en voz alta, gritando para que le oyeran, que él era Sabino y que se había marchado hacía quince años del pueblo “a otras tierras” y ahora volvía, sano y sin recibir daño de nadie.
   Sabino se asomó a la puerta y abrió los brazos:
   - Soy yo. No tengáis miedo. Yo soy Sabino, marido de la Adela. Me dio un barrunto y me fui del pueblo. Ahora vengo y nadie me ha hecho mal.
   Se veía en todo lo que hacía como una vanidad infantil. La atención de la gente le gustaba».




(SENDER, Ramón J. El lugar de un hombre. 7ª ed. Madrid: Destino, 1994, p. 57.)




   Para forjar este relato Ramón J. Sender se basó en dos hechos históricos de la España de su tiempo. Por un lado, el que acaeció durante su niñez rural en tierras de Aragón: la desaparición de un hombre marginado y miserable, que huyó de su aldea natal al campo, al verse despreciado y ninguneado por sus vecinos. Por el otro, el que se conoció por “El crimen de Cuenca”: el regreso a su pueblo en 1926 de un hombre por cuyo asesinato se condenó a dos inocentes, que habían decidido al fin reconocer el inexistente crimen a causa de las brutales torturas aplicadas por la guardia civil y maquinadas por las autoridades judiciales y que desde 1910, año de su arresto, habían vivido encarcelados.


   Sender incorpora  a la narración algunas otras de sus preocupaciones personales, con lo que la obra multiplica sus niveles de significado: el caciquismo omnipresente en la vida social española, el trasfondo de la división del país en dos bandos irreconciliables, con la sombra latente de la guerra civil, y la presencia del paisaje de su infancia rural aragonesa. Y, sobre todo ello, la afirmación de la importancia de cada ser humano, por humilde e insignificante que éste sea, en el transcurso  de la vida, con la denuncia de lo que suponen estigmas sociales como la marginación, la exclusión o el exilio. El más insignificante de esos hombres -Sabino, el protagonista de la novela- revela sin querer, y como a pesar suyo, el valor enorme que su presencia tiene entre los demás paisanos de su pueblo. Sin embargo es durante su ausencia cuando esa presencia trascendente se manifiesta.

   El lugar que ocupa un hombre en la vida es un lugar sagrado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario