17 nov. 2014

El adivino

La Sibila Délfica (1509), de Miguel Ángel
            «Decía en la plaza un adivino la bienaventura, cuando le comunicaron que acababan de abrir las puertas de su casa y robado cuanto había en ella. Tan pronto como lo oyó, echó a correr hacia su morada, y al verlo uno le dijo:
            - Hombre, ¿ofreces adivinar la suerte de los demás y no has sabido adivinar la tuya?».


Son muchos los que no saben manejar sus propios negocios, y sin embargo se empeñan en dar consejos y querer dirigir a los demás.



(ESOPO. Fábulas. [San Salvador?: s.n., s.a., p. 74.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario