28 ago. 2014

El león y la zorra

Fratellini (1927), de Joan Miró
«Deseando el león matar diversos animales para alimentarse de su carne se fingió enfermo, y con este engaño entraban muchos en su cueva y los devoraba. Llegó asimismo la zorra, pero temiendo al león, le dijo desde fuera que sentía mucho su enfermedad.
            - ¿Por qué no entras? –le preguntó el león–. Desconfías acaso de mí, cuando estoy tan débil que apenas puedo menearme? No temas, pues, entra sin recelo.
            - No lo haré seguramente –respondió la astuta zorra–, porque veo huellas de los que han entrado, pero no las veo de que hayan salido».


No debemos fiar ciegamente en lo que nos dicen; ni creer todas las palabras, según quien sea el que las pronuncie.


(ESOPO. Fábulas. [San Salvador?: s.n., s.a., p. 25-26.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario