La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

21 jul. 2014

El amor a la cultura

El primer paso (1909), de František Kupka
«El secreto para mantenerse a flote en una sociedad tan compleja como la nuestra es tener cultura, porque supone conocimiento de la realidad, criterio para saber a qué atenerse por encima de cualquier vicisitud. La cultura es más una forma de ser que de tener. Su definición no se limita a la acumulación de conocimientos más o menos inconexos, sino a la posesión de criterios de conducta que pretenden construir un hombre más completo. La cultura nos ayuda a dar con el justo equilibrio entre la defensa de las propias raíces y las innovaciones que han ido aflorando, para poder circular libres y sin ataduras.
   La cultura es abrir los ojos y procurar tener respuestas para lo que sucede, buscando argumentos del pasado y del presente que lo puedan explicar. [...]
   La cultura del amor es aquella que sirve como recinto de criterios sentimentales, donde se albergan dos ideas básicas: el saber a qué atenerse, por una parte, y el tener una interpretación coherente y humana de los elementos de este sentimiento, por otra. Ambos aspectos fundamentan al ser humano en una de las principales raíces: la afectividad.
   Cada persona adecua su amor según la cultura y la educación sentimental que ha recibido. Es el resultado de lo que hay dentro de cada uno. Aspirar a conocer los sentimientos en general y los propios en particular es una tarea obligada; conocer y conocerse».


(ROJAS, Enrique. El amor inteligente. 2ª ed. Madrid: Temas de hoy, 1997, p. 214-215.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario