6 feb. 2014

Los cuadrúpedos y las aves


             «Hallándose en continua guerra las aves y los cuadrúpedos, se dieron una sangrienta batalla durante la cual, creyendo el murciélago que vencerían los últimos, desertó de las aves y se pasó a los enemigos. Sucedió, sin embargo, que llegando poco después el águila, animó de tal manera a las aves, que peleando con mayor esfuerzo vencieron a los cuadrúpedos. Hiciéronse después las paces, y todos condenaron al murciélago a quitarle las plumas en castigo de su perfidia, prohibiéndole que jamás se presentase a su vista: motivo por el que este animal sólo sale por las noches».


Quien se excusa de acompañar a sus amigos en los días de adversidad y peligro, también será desechado por ellos en los días de prosperidad y bienandanzas.


(ESOPO. Fábulas. [San Salvador?: s.n., s.a., p. 37-38.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario