24 dic. 2013

El Niño Jesús

La Virgen del Pez (c.a. 1513), de Rafael Sanzio
   «Bendito día de Nochebuena en que los pequeños con piernecitas saltarinas de impaciencia y ojos brillantes escuchan junto a la puerta cerrada detrás de la que se preparan maravillas relucientes y perfumadas, en que con gesto importante observan a la madre que asa el pescado de fiesta para la cena y, con viejas canciones en los frescos labios, corren brincando a donde está la abuelita que sueña sentada en el alto sillón de orejas junto al fuego parlanchín, y le besan las manos dulces y arrugadas. Y entonces llega a casa el padre con perlas de nieve en la barba y trae un buen trozo de invierno y habla del Niño Jesús con el que se ha encontrado en caminos cubiertos de nieve, y cuenta que tiene el cabello como el oro puro y las manos llenas de cosas preciosas. Y afuera ruge la tormenta y la campanilla de un trineo suena en alguna parte, y todo es tan misterioso y tan grande y tan solemne que ya no se puede olvidar jamás... en toda la vida».



(RILKE, Rainer Maria. A lo largo de la vida: historias cortas y apuntes. 2ª ed. Barcelona: Alba Editorial, 1999, p. 89.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario