La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

23 ene. 2013

El lugar preferido de la pequeña Elisabeth


   «En la última tienda Elisabeth compró con sus kreuzer algunas velitas, una larga cadena de oropel de colores, cerillas y un enorme corazón de pan de especias. Cargada con esos tesoros siguió corriendo al bosque donde sólo se cruzó con algunas personas que buscaban ramas secas al lado del camino y parecían malhumoradas y ateridas, y no se fijaron en la niña.
   Hay un lugar en el bosque, donde el atardecer, que esconde su oro, temeroso como un avaro detrás de la próxima montaña, permanece vacilante como si no pudiese separarse de la hermosa tierra. Allí crecen flores de largos tallos que balancean su esplendor al viento que expira, como los niños que agitan sus pañuelos diciendo adiós al padre que parte. Así es en verano. Pero también en mitad del invierno, cuando al atardecer prematuramente cansado arrastra sus plantas rojas por la nieve centelleante, descansa allí y besa con su último ardor incandescente a la antigua Virgen del camino que habita sobre una columna de piedra desgastada y la Virgen le sonríe en su solitaria melancolía.
   Ése era el lugar preferido de la pequeña Elisabeth».


(RILKE, Rainer Maria. A lo largo de la vida: historias cortas y apuntes. 2ª ed. Barcelona: Alba Editorial, 1999, p. 90-91.)


En las historias cortas y apuntes de A lo largo de la vida (1898), primer libro de narraciones de Rilke, y publicado por primera vez en español en 1999 –un siglo después–, lo trágico está detrás de lo anodino, y en la capacidad de revelarlo, y de superar con ello los estrechos márgenes de una existencia acomodaticia, parece cifrarse el sentido de una experiencia poética de la realidad. Tal es la percepción que inspira estos relatos, escritos a veces con humor, a veces con melancolía, pero siempre con la sagrada confianza de un poeta en el poder transfigurador de la palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario