6 dic. 2012

Cuatro preguntas


¿Por qué se apagó la lámpara?
La protegí con mi manto para resguardarla del viento, por eso se apagó la lámpara.

¿Por qué se marchitó la flor?
La apreté con mano impaciente contra mi corazón, por eso se marchitó la flor.

¿Por qué se secó la corriente?
Hice un dique en ella para tenerla sólo para mí, por eso se secó la corriente.

¿Por qué se rompió la cuerda del arpa?
Traté de forzar una nota que no alcanzaba, por eso la cuerda del arpa se rompió.


(TAGORE, Rabindranaz. El jardinero. Madrid: Edaf, 2001, p. 121.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario