18 ago. 2016

El tiempo



Echo y Narciso  (1903),  de John William Waterhouse
«Pero el tiempo es continuidad, herencia, consecuencia. Pasa sin pasar enteramente, pasa transformándose. El tiempo no tiene una estructura simple, de una sola dimensión, diríamos. Pasa y queda. Al pasar se hace pasado, no desaparece. Si desapareciese totalmente no tendríamos historia. Mas, si el futuro no estuviese actuando, si el futuro fuese simple no-estar todavía, tampoco tendríamos historia. El futuro se nos presenta primariamente, como “lo que estar por llegar“. Si del pasado nos sentimos venir, más exactamente, “estar viniendo“, el futuro lo sentimos llegar, sobrevenirnos, en forma inevitable. Aunque no estemos jamás ciertos de conocer el día de mañana lo sentimos avanzar sobre nosotros…».





(ZAMBRANO, María. Persona y democracia. 2ª ed. Madrid: Siruela, 2004, p. 27.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario