La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

16 jun. 2016

El Túnel del Amor




Tanto si uno está enamorado como si no, atravesar el Túnel del Amor, ubicado a las afueras del pequeño pueblo ucraniano de Klevan,  es un hechizo sin esfuerzo ni protección. 

Se trata de un sublime pasadizo perfectamente moldeado y que nació de la interacción entre la naturaleza y el ser humano.  La frondosa vegetación cubre esta antigua vía por donde todavía circulan los trenes con destino a una fábrica de madera. Las ramas apenas permiten traslucir el sol... no obstante, la tenue luz se vislumbra entre las hojas y ofrece más misticismo a este enclave propio de un cuento de hadas. 

Localmente es conocido como “Тоннель любви” (“Túnel del Amor” en ruso), por la gran atracción que despierta en las parejas de visitantes que se animan a cruzarlo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario