17 ene. 2015

De la forma más simple

Es sólo el inicio. Después duele
y se le da nombre.
A veces lo llaman pasión. Que puede
ocurrir de la forma más simple:
unas gotas de lluvia en el cabello.
Acercas la mano, los dedos
empiezan a arder inesperadamente
retrocedes de miedo. Aquellos cabellos,
sus gotas de agua son el inicio,
sólo el inicio. Antes
del final deberás tomar el fuego
y hacer del invierno
la más ardiente de las estaciones.



(ANDRADE, Eugénio de. Los surcos de la sed. Madrid: Calambur, 2001, p. 31.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario