La Historia y la Poesía las hace el Viento...

El hombre trabaja, inventa, lucha, canta... Pero el Viento es el que organiza y selecciona las hazañas, los milagros, las canciones.

Contra el Viento no puede nada la voluntad del hombre... Yo, cuando el Viento ha huido a su caverna, me tumbo a dormir. Me despierto cuando Él me llama ululante y me empuja. Escribo cuando Él me lo manda (...)

El viento es un exigente cosechero:

el que elige el trigo, la uva y el verso...

el que sella el buen pan,

el buen vino

y el poema eterno...


LEÓN FELIPE

(Antología rota. 8ª ed. Buenos Aires: Losada, 1977, p. 7.)

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

4 dic. 2011

Diario de Praga




   «Jueves, 1 de enero de 1942. Me hice con corteza de árbol un violín precioso, pero todavía no puedo tocarlo porque por ahora sólo tiene dos cuerdas (de goma). Por la mañana hice deberes. Por lo demás no pasa nada especial. En realidad pasan muchas cosas, pero no se notan. Lo que resulta ahora totalmente corriente, hubiera sido motivo de escándalo en una época normal. Los judíos, por ejemplo, no pueden comprar fruta, gansos y aves en general, queso, cebolla, ajo y muchas otras cosas. No les dan cartillas de racionamiento de tabaco a los presos, a los locos y a los judíos. No pueden viajar en el vagón delantero de los tranvías, en los autobuses y en los trolebuses, no pueden pasear por la orilla del río, etc. etc.».


(GINZ, Petr. Diario de Praga, 1941-1942. Barcelona: Acantilado, 2006, p. 69-70.)




   Petr llevó un diario entre los 13 y 14 años. No  lo escribió con un fin literario. Es la  descripción cotidiana de la vida de un adolescente que escribe sobre lo que ve, siente y vive: la visita de sus primos, las ocurrencias de su amigo Popper, los castigos del colegio: “por la mañana, paseo; por la tarde, colegio”, o el sucinto “nada especial”, en un estilo muy similar al de otra adolescente, Ana Frank, desaparecida también en los campos de concentración nazi. Pero además, la lectura de su cotidianidad nos aporta una visión más nítida del destino de los judíos durante la 2ª Guerra Mundial y de las condiciones bajo las que vivieron los ciudadanos praguenses durante la ocupación.  Según las fechas del diario van avanzando, el lector es testigo de actitudes inhumanas no sólo de los nazis sino también de “personas normales”, percibiendo así la docilidad con que la vileza humana se expresa y se contagia.


   «Viernes 12 de junio de 1942. Al tío Milos se lo llevan. ¿A Terezin? ¿A Polonia? Puede que también a los abuelos. De nuestro curso se va Baum».

(Ibidem, p. 119.)


   Este diario, perdido durante más de medio siglo, salió a la luz pública en 2003. Pero el nombre de Ginz ya era bien conocido en Chequia, al menos por quienes se habían acercado a la historia del campo de concentración de Terezin, ciudad a unos 60 kilómetros al norte de Praga por la que pasaron más de 140.000 judíos checos y que ejerció de antesala de Auschwitz, donde él también fue exterminado a los 16 años.

   En la Feria del Libro de Madrid de 2006, recién publicado este libro en español, quien me lo regaló escribió: « (...) Pese a ser un relato triste, recoge emociones de una ciudad que llevas tan dentro...». 

No hay comentarios:

Publicar un comentario